¿Tienes dudas? Llámanos de lunes a viernes de 10h a 18h - +34 91 800 49 27
  • moneda Rupia india
  • idioma oficial Hindi / Inglés.
  • capital Nueva Delhi
  • huso horario UTC +05:30
  • clima Monzónico
  • Ver ofertas

Conoce India a través de nuestras experiencias

La India se respira, te atraviesa, se queda

Vivir la India conlleva curiosidad, tolerancia, paciencia, respeto, energía positiva por descubrir un universo totalmente distinto a cualquier entorno que se haya conocido con anterioridad.

Información general

La India aportará al viajero decenas de experiencias que sólo se pueden tener allí, Sencillamente pasear, por las callejuelas milenarias de los cascos antiguos de sus ciudades, por sus mercados multitudinarios, por sus caminos y carreteras, con encuentros únicos con vehículos de motor o de tracción animal de todo tipo, ya supone un disfrute y un reto en sí mismo. Siguiente paso: Abrirnos poco a poco a sus gentes, a la par que ellos lo hacen también. Su curiosidad casi innata por nosotros y nuestro viaje es una puerta abierta para conocer sus costumbres ancestrales, sus ritos, sus modos… Hilos conductores de un país cuyas tradiciones surgen de la mezcla de siglos de convivencia entre musulmanes, hinduistas, budistas, cristianos, sijs, y del mosaico dibujado por los pueblos arios, persas, afganos, británicos, que invadieron en su momento estas tierras. Avanzamos, saboreando al máximo su rica oferta gastronómica, sus fiestas en honor de sus deidades, por el contacto íntimo con sus raíces o por el simple hecho de bailar hasta la extenuación. La espiritualidad, que surge casi en cada acto, y la religión, en todas sus vertientes posibles, esculpen la historia pasada y el organigrama social actual del país. Palacios, castillos, templos de todas las creencias. En las ciudadelas medievales del Rajastán, en las indómitas urbes de Bombay, Calcuta o Nueva Delhi, en los pueblos amables de las faldas del Himalaya o en las villas aún más relajadas del sur, en Kerala o en las playas y palmerales de Goa, en los valles tapizados de pinos del norte, en las selvas al encuentro de algún tigre huidizo… 

Antes de viajar

Salvo que busques espontaneidad y aventuras máximas, se recomienda planificar con cierto detalle tu viaje a la India, ya desde casa. En la India, como en otros países de la zona, “lo inconcebible” puede ocurrir, y ayuda a evitar daños mayores, en cierto modo, tener contratados con antelación vuelos, alojamientos,… e incluso comidas (dado que, en ocasiones, las condiciones higiénicas allí no pasarán tu filtro, y, si improvisas, por ejemplo, un restaurante sobre la marcha, difícilmente será según los “cánones de salubridad” a los que estamos acostumbrados). Una agencia de viajes española te dará el asesoramiento y la seguridad que necesitas para planificar sin sobresaltos

La India es un país con una amplia tradición y apertura al turismo, que presenta ofertas de hospedaje, culinarias, culturales y de aventura para todos los bolsillos. Cada visitante podrá encontrar, al organizar su viaje, las mejores opciones según su propio presupuesto, intereses y necesidades.

Es muy recomendable contratar un buen seguro médico antes de tu viaje; y, quizás, añadimos, que incluya repatriaciones o regresos fuera de lo planificado. Nuestro sistema inmunológico no está acostumbrado a algunos microorganismos que pululan por la India. Las diarreas son un souvenir bastante común, y se suelen “disfrutar” durante la estancia allí.

Disfrutar de una de las innumerables “fiestas populares” que se producen por las calles en determinadas fechas es algo francamente inolvidable. Los hinduistas celebran la llegada de la Primavera (entre Febrero y Marzo), en el “Festival del Holi”, Y, por ejemplo, entre Agosto y Septiembre, en Mathura, ciudad sagrada para ellos, se celebra el Janmastami.

Conducir por la India un coche se podría definir como “inviable” para un extranjero. No lo hagas. Empresas de alquiler que lo permitan hay pocas, y, si lo consigues, tal vez lo lamentarás, debido a lo caótico y masificado del tráfico allí. Recomendamos alquileres de “coche con conductor”, bastante habituales y económicos, y, por supuesto, desplazarte, dentro de las ciudades, en los infinitos rickshaws (motocarros con piloto) que las invaden.

La India, en muchos aspectos, “se rige” por una norma básica: “que todo puede cambiar en el último momento”; lo cual requiere tener cintura y saber responder, en la medida de lo posible, siempre con una sonrisa, a las vicisitudes y percances de cada “situación imprevista” que el viajero se encontrará, casi inevitablemente, durante su travesía.

Los grupos religiosos en la India conviven, con mayor o menor éxito en épocas pasadas… El 80% de los indios son hinduistas, el 14% son musulmanes, un 2% son cristianos, otro 2% son sijs, y sólo un 1% son budistas.

Comer en la India es un placer, aunque los paladares deben estar acostumbrados a los sabores intensos de especias y de picantes. El arroz, sobre todo de grano largo, es el producto trasversal a todos los platos, y acompaña a guisos de todos los tipos. Ocurre lo mismo con el pan indio Roti (sobre todo en el norte), también llamado Chapati, cuando es redondo y sin levadura, y se hornea en una plancha caliente llamada Tawa.

En la India hay más vegetarianos que en el resto del Mundo junto, pero podrás degustar deliciosos platos de pollo, carnero, cordero o cabra. Los hindúes no pueden comer ternera, y los musulmanes no pueden comer cerdo; por ello, te será difícil encontrar esa opción.

Los puertos de montaña de Ladakh y del Himalaya sólo están abiertos de Julio a Septiembre. ¡Ojo con la época de Monzón!… Los desprendimientos en las carreteras son habituales, y las sanguijuelas resurgen en los valles, aunque no son peligrosas.

Motivos para visitar India

Varanasi (Benarés) mojada e impregnada por el río Ganges, sagrado para los hinduistas, muestra la India más profunda, creyente, espiritual, impasible al paso del tiempo, perenne.

La región de Kerala, al sur del país, esconde 900 km de ríos, lagunas y lagos conectados entre ellos. Una casa flotante, barcaza de madera y palma, se postula como la mejor manera de moverse por este laberinto relajante, hasta casi convertirse en sueño.

Los Himalayas indios son una razón indiscutible para desplazarte hacia Ladakh. Los templos budistas, minoritarios en el resto del país, abren paso a las banderas de oración, que al viento vuelan, con el trasfondo de los picos más altos de la Tierra, y de los mantras cantados de los monjes.

Conocer el Lago Pichola, en Udaipur, con el Palacio Jag Mandir en su centro ¡Id en barco hasta allí!

El Mausoleo de mármol del Taj Mahal no deja indiferente a nadie. Armonioso y sobrecogedor, como pocos monumentos en el Mundo.

Descubrir las murallas, balconadas y torres, y todo su interior, de la ciudadela de Jaiselmer, del siglo XII, a lomos de un camello, después de una ruta por el Desierto de Thar.

Toda la región de Rajastán merece el viaje hasta allí. El Hawa Mahal, “El Palacio de los Vientos”, en Jaipur,… El Bazar Sadar, de Jodhpur. El Fuerte Mehrangarh, o el Palacio Umaid Bhavan, también en Jodhpur.

Ve en Noviembre, si puedes; La temperatura y el clima son perfectos.

Si quieres -y te puedes permitir económicamente- conocer el lujo en su máxima expresión, disfruta de 8 días de placer, viajando en el tren “Palacio sobre ruedas”, desde la Estación Safdarjung de Delhi hasta Agra, pasando por los lugares y ciudades más emblemáticos del Rajastán.

Las playas de Goa… Paraíso en la costa Oeste del país. Aguas para el baño, arenas blancas para tumbarse, una palmera para sacudirse el estrés… y una cerveza muy fresquita.

Recibir y lanzar kilos y kilos de agua de colores mezclado con gulal (polvo), en las impresionantes e inenarrables fiestas de “El Holi”, al norte de la India.

Disfrutar de platos de la cocina india ya universales: El pollo Tandoori, los Dahl (lentejas u otras legumbres, casi 60 tipos puedes encontrar, al curri), las Dosas, las Samosas (empanadillas de verduras o carne). Y, de postre, un jugoso Lassi (bebida a base de yogurt).

¡Suscripción realizada!

Tu suscripción se ha realizado con éxito. Te enviaremos un e-mail de bienvenida en breve.