¿Tienes dudas? Llámanos de lunes a viernes de 10h a 18h - +34 91 800 49 27
  • moneda Real
  • idioma oficial Portugués
  • capital Brasilia
  • huso horario UTC −03:00
  • clima Variable
  • Ver ofertas

Conoce Brasil a través de nuestras experiencias

Brasil, un mundo de mil facetas

¡Atención! Vivir Brasil a fondo implica querer quedarse.

Información general

Río de Janeiro, el lugar en el que hay que estar si se quiere bailar, en el más amplio sentido de la palabra.

Sao Paulo, la urbe de las luces en fiesta continua.

Salvador de Bahía, las raíces, las fuentes y el tronco de la música y la cultura afrobrasileña.

Isla de Santa Catarina, el centro del sol y los cuerpos esculpidos en arena y sal.

Iguazú, llegar para inevitablemente quedarte con la boca abierta.

Amazonas, pulmón de todos nosotros, el origen de todo lo que fuimos, la esencia de todo un continente.

No hay límites en este país, no los hay para la fiesta, no los hay para su crecimiento, no los hay para su creatividad musical y artística, no lo hay para su naturaleza apabullante, no lo hay para el fervor y la alegría de sus gentes…

Formar parte momentáneamente de un “bloco” (una de las bandas musicales que se despliegan en los carnavales por las calles), subido en un “trio elétrico” (un inmenso camión-carroza)… Deslizarte en canoa entre árboles habitados por perezosos o monos aulladores… Zambullirte en las aguas que habitan delfines rosados o tortugas marinas… Manejar una ola en Recife… Conducir un buggy por las dunas de las playas de Natal…

Antes de viajar

Brasil es un país enorme (de 8´5 millones de km2), con la dificultad añadida de que la mayor parte de su territorio está ocupada por la gigantesca Selva del Amazonas y sus inmensas áreas de pantanales. Por ello, el avión es el sistema de transporte más recomendable, si se quieren conocer puntos distintos y distantes de su geografía. En ocasiones es caro, pero se ofrecen promociones frecuentemente.

Hay que tener en cuenta que Brasil, a pesar de los muchos esfuerzos realizados en los últimos años por sus gobiernos, sigue siendo un destino en el que hay que tener cuidado por algunas zonas, algunas ciudades, y en algunos momentos del día (la noche). La inseguridad puede aconsejarnos que contratemos algunos servicios por anticipado, ya desde nuestro lugar de origen.

La temporada alta en Brasil es de Diciembre a Marzo (su Verano) y los precios se disparan; sobre todo durante el periodo de Carnaval, obviamente. Ocurre lo mismo en la Semana Santa y en Julio (que tienen vacaciones escolares).

Si tu idea es ir a Brasil en Carnavales, no te duermas en los laureles. Reserva todo tu viaje (vuelos y pernoctaciones) lo más rápido posible. En destinos como Río de Janeiro, Salvador de Bahía,… todo puede estar completo incluso muchos meses antes.

De Julio a Septiembre es la mejor época para visitar el Amazonas y la región del Pantanal.

Ponte loción solar siempre, aunque sólo estés de paseo. El sol tropical es mucho más fuerte de lo que pudiese parecer.

Los otros “peligros” los solucionas dejando todos los objetos de valor en tu hospedaje; Lleva sólo el dinero para ese día, y únicamente una copia de tu pasaporte (no el original).

Tomar unas clases de surf en las playas de Recife o de Guarda do Embaú... Lanzarse en parapente, con o sin motor, desde las cimas que rodean Río de Janeiro… Kayakear en el Pantanal de Mato Grosso…

Piensa en tu deporte favorito, porque en Brasil lo podrás hacer, pero en un entorno incomparable a cualquier otro…

Si vas al Amazonas, come “Pirarucu ao forno” (pescado del Amazonas horneado con limón)… Si vas a Paraná, come Barreado (un guiso de carne, especias, plátano y farofa)… Si visitas cualquier punto de Brasil, come Feijoada (guiso de judías pintas, arroz  y carne de cerdo, con rodajas de naranja)…

“Bacana”, significa “Todo está bien”.

De diciembre a marzo es Verano allí, y las temperaturas son bastante altas. En abril y octubre, el tiempo es templado y seco en toda la costa, pero puede hacer fresquito en el sur. De mayo a septiembre, las temperaturas bajan mucho, y, cuanto más al sur vayas, más frío hará.

Motivos para visitar Brasil

Las Cataratas de Iguazú (junto a la triple frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay) son, independientemente de lo “viajado” que esté quien las encuentra, un espectáculo único en el planeta Tierra. Su belleza, y su abrumadora fuerza y tamaño, son indescriptibles. Ve en Abril, si te es posible, cae más agua que nunca.

En canoa o a pie,… por encima de los árboles, a más de 50 metros del suelo,… o a ras de agua, por el río más caudaloso de la Tierra,… La ruta de varios días o “el paseo corto” de tu vida te esperan en la Selva del Amazonas.

Dejarse llevar por la Samba o la Bossa Nova, por los rincones de Río de Janeiro, tras bajar desde la Montaña de Pan de Azúcar, o desde el Corcovado, con su Cristo Redentor, o de Sao Paulo, eligiendo entre sus más de 30000 clubes, restaurantes y bares.

Poder asistir a un partido de fútbol en Brasil es impresionante y  loco… Si puede ser en el emblemático y mastodóntico Estadio de Maracaná, no se olvida.

Ilha Grande, a un día de viaje de Río de Janeiro, devuelve la buena vida y la tranquilidad… No hay tráfico rodado allí, entre playas de arena blanca, cascadas y bosques atlánticos.

Intentar detectar y visualizar un jaguar en el Pantanal del Mato Grosso. Y, si no, es seguro que verás otros muchos animales allí. La fauna, en este humedal, es inmensa.

Tomar unas clases de Capoeira (arte marcial, medio danza, afrobrasiñelo), o formar parte de un grupo de percusión de Batucada, en Salvador de Bahía, podría considerarse un privilegio al alcance de los viajeros, sencillamente, más atrevidos y con menos pudores. Si no nos lanzamos a tanto, disfrutar de la noche en la zona de Pelourinho, en el casco viejo de Salvador, ya es una experiencia memorable.

Ir en Semana Santa a Ouro Preto, y vivir con su gente las procesiones, es, francamente, una delicia brasileña.

¡Suscripción realizada!

Tu suscripción se ha realizado con éxito. Te enviaremos un e-mail de bienvenida en breve.