¿Tienes dudas? Llámanos de lunes a viernes de 10h a 18h - +34 91 800 49 27
  • moneda Rand
  • idioma oficial 11 Idiomas oficiales
  • capital Pretoria/Ciudad del Cabo
  • huso horario UTC +02:00
  • clima Templado/Subtropical
  • Ver ofertas

Conoce Sudáfrica a través de nuestras experiencias

Sudáfrica, la nación del arco iris

Se denomina “la nación del arco iris”. Quizás sea por el rojo en los tintes naturales que utilizan las mujeres zulú en sus tocados y “maquillajes”, o por el verde de los prados y sabanas en la época de lluvias, o por el azul intenso, casi irreal, de las olas de Durban, o por el amarillo dorado de la piel de un león, o por el naranja en el que las puestas de sol lo convierten todo los aloes arborescentes, los rinocerontes blancos, tus ojos brillantes, testigos de Sudáfrica.

Información general

Las colinas de Zululandia, metrópolis de mil caras y matices, Durban, Ciudad del Cabo, Pretoria, Johannesburgo, las costas, al sur, en las que anidan los pingüinos, o se refrescan los surfistas, la mezcla de culturas, etnias, tribus, lenguas, el desierto del Kalahari, las llanuras de Kimberley, los riscos de Drakensberg, los acantilados de la Wild Coast,…

Y, todo ello, en el país con mejores infraestructuras y alternativas hosteleras y hoteleras de toda la África subsahariana.

La región de Kruger, para sus vecinos, es “Mpumalanga”, “la tierra del sol naciente” en la que son “los cinco grandes” los leones remoloneando, los leopardos agazapados en las ramas, los rinocerontes trotones, los elefantes comiendo marulas y los búfalos que se dejan limpiar de insectos por las aves. No les hacen sombra, sin embargo, a los hipopótamos bufando en el Río Olifants, a los cocodrilos calentando motores al sol, a las jirafas oteando los atardeceres, a los antílopes vigilantes que avisan al resto de la manada ante una amenaza.

La exclusivísima Reserva de Madikwe, en la que el viajero con “un todo inlcuído”, sólo tiene que dejarse llevar y acompañar para contemplar a escasos pasos toda la fauna salvaje posible e imaginable. Al igual que en Kruger, los 5 grandes conviven, en relaciones de depredación o simbiosis, con cebras, jirafas, impalas, facóqueros, ñus,…

Busca y encuentra en Sudáfrica: millones de estrellas y la más cegadora vía láctea que jamás te cubrió, en el  Cederberg, tortugas bobas (sí, se llaman así) y tortugas laúd, delfines y ballenas en el mar, frente al Parque del Humedal de iSimangaliso (quiere decir, muy significativamente, “milagro”), en el que, a su vez, ya en tierra, pasean los hipopótamos, antílopes, cebras, rinocerontes… una alfombra infinita y policromada de flores, en las primaveras del Parque Nacional Namakwa, en la costa atlántica del país.

No habría tiempo suficiente para dedicarle a este Edén de edenes. 

Siempre es Verano en algún punto de Sudáfrica. 

Antes de viajar

Sudáfrica tiene once idiomas oficiales: zulú, xhosa, afrikaans, pedi, inglés, tswana, sotho, tsonga, swati, venda y ndebele.

Es fundamental reservar con meses de antelación tus visitas a los Parques Nacionales (sobre todo el de Kruger), si vas a visitarlos en fines de semana o coincidiendo con las vacaciones escolares europeas o sudafricanas (Imprescindible si vas de Diciembre a Marzo).

En general, las épocas de vacaciones escolares en Sudáfrica hay que evitarlas (o contratar transporte, entradas a parques, alojamientos, con mucha anticipación): en Navidad, Año Nuevo, Semana Santa, de finales de Septiembre a mediados de Octubre, de finales de Junio a mediados de Julio.

En el Parque de Kruger, se puede contratar una visita guiada a pie, “Wilderness Trail”; En ella no te encontrarás con tanta fauna, pero podrás conocer más de cerca su ecosistema.

De Junio a Septiembre (su Invierno), la vegetación es menos tupida, y los animales se suelen reunir en las charcas para beber (al ser la época seca), por lo que es más sencillo observarlos.

Hay que tener cuidado en algunos lugares y desplazamientos, sobre todo de noche hay que evitarlos (salvo que se vaya bien asesorado y acompañado). Los townships (distritos suburbiales, en los que se concentra mucha población sin apenas recursos económicos) no son sitios para ir sólos o “a la aventura”.

Alquilar un automóvil es la mejor manera de viajar por Sudáfrica. Las carreteras están en perfecto estado, y nos da la libertad de adentrarnos en los parques nacionales, o de circular por rutas maravillosas, como la de la Wild Coast, o la Garden Route.

Kingklip (pescado), biltog (carne curada), Vetkoek (bollo relleno de carne),… Facóquero, Springbok, kudú, blesbok,… (carne de estos animales).

La cocina sudafricana puede que no tenga la fama de otras, pero exótica (al menos los nombres de los platos y su materia prima) es.

Con tantas lenguas conviviendo en Sudáfrica, utiliza el inglés; siempre será la mejor opción. “Howzit” se utiliza para saludar e iniciar conversación en todo el país, pero, por ejemplo,... “Dumela” es “Hola”, en Sotho, en Swati y en Zulú.

El clima es templado durante todo el año, pero, de Febrero a Marzo, el tiempo es más cálido y soleado.  De Junio a Septiembre (Invierno allí), el clima es más frío y seco. El Verano se considera que va desde Noviembre hasta Marzo; llueve, hay nieblas,… pero, sobre todo, hay que tener en cuenta que, en la costa Índica, el clima es húmedo y de calor sofocante.

Motivos para visitar Sudáfrica

Dormir en un campamento, en medio del Parque Nacional de Kruger, acompañado en la distancia (pero no muy lejana) de” los cinco grandes” mamíferos de África, y de otros muchos igual de imponentes e impresionantes.

También, si se quiere buscar otra alternativa menos habitual, existe la posibilidad de hacerlo en el Parque Hluhluwe-iMfolozi. 

Admirar la belleza, desde su base o desde su cima (ascendiendo, caminando o gracias a un desplazamiento vertiginoso en funicular), de la Table Mountain, que preside Ciudad del Cabo, y situarte en la frontera invisible entre los Océanos Atlántico e Índico, rodeado de una flora multicolor, en la Reserva Natural del Cabo de Buena Esperanza.

La Garden Route, recorrida en tu coche alquilado, te permitirá, entre acantilados de ensueño, divisar, quizás, a una ballena Hermanus cogiendo aire frente a tu volante.

Bájate del vehículo, sin embargo, para pasear por los senderos de la Wild Coast, desde el Río Great Kei hasta Port St Johns, y toparte, en la playa a la que bajaste, con los delfines, o con las ballenas francas australes en el horizonte.

En el Sur, brinda con los mejores vinos de todo el país, reconocidos a nivel mundial, en los hermosos parajes de Cap Winelands. Y, para equilibrar, prueba las locales y tradicionales boerewors (salchichas de granjero), sustanciosamente hechas en una braai (barbacoa).

¿Sabes hacer surf? Pues aún estás a tiempo de aprender o practicarlo en las cálidas costas de Kwa-Zulu Natal, o en la playa de Noordhoek, en Ciudad del Cabo.

Conocer de cerca la dura realidad durante el régimen del Apartheid, visitando Robben Island (18 años estuvo Nelson Mandela encarcelado allí), en donde sus exprisioneros hacen actualmente de guías.

Kimberley te tiende la oportunidad de conocer una mina de diamantes, y, en el afamado “Big Hole”, descubrir la explotación abierta de mayores dimensiones del planeta.

Para los más “aventureros”, existe la posibilidad de escalar los picos del Amphitheatre, en el Parque Nacional de Royal Natal y la Cordillera de Drakensberg.

¡Suscripción realizada!

Tu suscripción se ha realizado con éxito. Te enviaremos un e-mail de bienvenida en breve.